Saltear al contenido principal

Relleno de pómulos y mentón

Relleno de pómulos y mentón

Volúmenes faciales -

Relleno de pómulos y mentón

Una de las tendencias actuales en medicina estética es la remodelación de los volúmenes faciales para recuperar las formas que teníamos en la juventud.

En la búsqueda constante de nuevas técnicas para lograrlo, las últimas tendencias se han centrado en la parte superior del rostro, ya que la mirada y los pómulos son fundamentales en la expresión de juventud.

Una de las zonas susceptibles a tratamientos de remodelación es la frente, el arco supra ciliar y las sienes, así como la parte inferior de la órbita ocular (ojera).

La zona central del rostro, bajo las ojeras (llamada MALAR) es el eje fundamental del equilibrio facial y lo primero que hay que tratar en un rostro. Cuando le falta volumen es el primer signo visible, y el que nos produce el llamado pliegue nasogeniano. Esto da un aspecto envejecido a la cara y a veces ocasiona que el óvalo se vea desdibujado y demasiado alargado. Además, en el proceso de envejecimiento, de manera progresiva, se va perdiendo volumen de esa zona, en concreto tejido celular subcutáneo (compartimentos grasos superficiales y en los profundos).

Todo esto, nos causa que las estructuras blandas caigan.

Lo podemos solucionar con las nuevas técnicas de reposición de volúmenes en sus distintos niveles, los compartimentos profundos (malar y sienes) y los superficiales (frente, ojeras y mentón) con distintos materiales de relleno según la zona.

Usaremos ac Hialurónico. Los hay específicos para cada zona y profundidad y según los efectos que queremos lograr.

Con una técnica muy precisa y avanzada que hemos desarrollado en los últimos años y que se está presentando en los últimos congresos internacionales.

Ahora podemos convertir las caras longilíneas en rostros con forma ovalada (considerada la forma más armónica) donde la distancia de pómulo a pómulo es más ancha que la de la zona mandibular (entre los dos maseteros), formando un triángulo equidistante con el mentón.

El mentón también es fundamental en este equilibrio facial. Tiene que estar sin pliegues longitudinales y sin las famosas líneas de amargura que bajan de las comisuras de la boca que tanto envejecen y nos dan aspecto triste. Repondremos sus volúmenes igual que en el resto de la cara.

Si la persona tiene poco pómulo, a veces se puede aumentar su volumen en la zona lateral, para armonizar el rostro y resaltar más la belleza, todo de forma paulatina, muy sutil y conservando siempre cada fisonomía que es única para cada persona.

RESULTADOS: ANTES Y DESPUÉS

Volver arriba