Saltear al contenido principal

Carboxiterapia

Carboxiterapia

Celulitis -

Carboxiterapia

La Carboxiterapia es una terapia que emplea dióxido de carbono (CO2) medicinal.

La terapia consiste en micro-inyecciones localizadas de dióxido de carbono medicinal, que se administra por vía subcutánea e intradérmica, a través de una pequeña aguja que va insertada en un tubo estéril que está conectado al aparato médico.

Los efectos terapéuticos del dióxido de carbono pueden resumirse en:

  • Aumento de la tonicidad cutánea y de la elasticidad cutánea.
  • Aumento de brillo y redensificacion de la piel con oxigenación extrema, que revitaliza.
  • Y sobre todo una mejora espectacular de la microcirculación venosa, linfática y arterial.

Es excelente para el tratamiento de la celulitis de origen vascular

Estudios e investigaciones clínicos han demostrado que este gas produce efectos, en primer lugar, al romper algunas membranas de las células grasas (efecto lipoclasia), reduciendo así las acumulaciones de grasa y en segundo lugar, sobre la microcirculación, abriendo los vasos cerrados y recuperando aquellos que presentan problemas. La consecuencia es una mejora de la circulación y, por tanto, el aumento de oxígeno.

Efectos sobre la microcirculación:

El efecto farmacológico principal es una vasodilatación que activa  la microcirculación, acompañada de un considerable aumento del flujo de sangre, que conlleva una notable mejora de la circulación venosa y arterial. Por este motivo, la terapia es muy eficaz en el tratamiento de arteriopatías periféricas y alteraciones morfo funcionales de la microcirculación. De hecho, el empleo de anhídrido carbónico como sustancia terapéutica se considera un arma eficaz para la prevención y curación de todos los problemas relacionados con un funcionamiento anómalo de la circulación arterial, venosa y capilar.

Volver arriba